Actualización de los efectos del COVID 19 en la industria de perecederos

8 octubre, 2020by GPC México
“La vida de la industria en tiempos de COVID, estabilidad en el caso”

 

No cabe duda que la vida tendrá que evolucionar, si bien es cierto que estamos viviendo una época sin precedente, también es lógico pensar que las epidemias y pandemia serán parte de nuestra realidad en la industria de frescos. Como era de esperarse vendrán nuevos procedimientos y protocolos que deberán incorporarse a nuestras operaciones, desde campo hasta el consumidor final.

El tema social se complica, pues ahora tenemos que estar aún más involucrados con los hábitos y prácticas de los trabajadores, personal operativo, administrativo y todo aquel externo que directamente tiene que ver en nuestra empresa.

Duele la cabeza de solo pensar todo lo que hoy debemos controlar, pues con todo lo que acontece, no podemos olvidar todos los riesgos y retos que ya existían dentro de la industria.

Pero incluso con un panorama que parece complejo, quizás valga la pena todo el trabajo que se vendrá.

El FDA a comunicado desde el principio de la pandemia y en diferentes formás que el riesgo de contagio de COVID 19, vía alimento fresco o procesado es muy bajo, aun así, el consumo de frutas y verduras en la unión americana a se vio impactado durante el primer trimestre del 2020.

Estudios hablan de una disminución del 69% de las compras destinadas para la industria restaurante y hotelera y el consumo de perecederos en tiendas de autoservicio denotó una caída del 34%, tomando en referencia el año anterior. Esto fue resultado de que muchas personas pararon sus actividades en un inicio por temor de salir a comprar debido al riesgo de contagio.

Sin embargo, la organización de United fresh, reportó noticias alentadoras para la industria, donde, los cambios en el comportamiento del consumidor provocados por COVID-19 han impactado positivamente las ventas en la gran mayoría de las cadenas de autoservicio, a lo largo y ancho de la union americana.  Dicha tendencia esta significando para muchas categorías de productos frescos la oportunidad de crecimiento tanto en volumen como valor.

“Y es que a medida que los consumidores cocinan más comidas en casa y buscan productos que creen que mejorarán su salud en general, recurrirán más a las frutas y vegetales frescos”, opinó Miriam Wolk, vicepresidente de servicios para miembros de United Fresh.

“Aunque el tamaño de la canasta continúa estabilizándose y pasamos la fase inicial de stock de la construcción de ‘despensas pandémicas’, las ventas continúan aumentando ya que muchos consumidores optan por permanecer en casa a pesar de la flexibilización de las restricciones”.

En el reporte emitido por esta organización, los datos que destacan para el  segundo trimestre de 2020 incluyen:

  • El crecimiento continúa en frutas y verduras a medida que aumentan las ventas en todas las categorías impulsadas por consumidores que aumentan el promedio de su gasto para dichas categorías. Los consumidores buscan platillos básicos versátiles para cocinar y ensaladas para la preparación de comidas caseras, así como opciones saludables de refrigerios caseros.
  • Las ensaladas empaquetadas son un producto básico orgánico de mayor venta, seguidas de las manzanas y las fresas.
  • La respuesta de los consumidores a las frutas con valor agregado permanece débil, mientras que las ventas de verduras con valor agregado crecieron. Los productos que normalmente se consumen en entornos grupales disminuyeron, mientras que los productos que son más difíciles de manipular y preparar en casa, despertaron el interés de los consumidores.

En pocas palabras, la necesidad de fortalecer sus organismos y buscar dietas más saludables, que hoy comparten los consumidores norte americanos, está ayudando a valorizar más los productos frescos. Los expertos dicen que este resultado significa que dicha población acepta que debe pagar más por productos que impactan positivamente su salud, y ante la necesidad de permanecer más en casa, la gente va consumir más volumen.

Dichos impactos empiezan a denotar una recuperación para el cierre de año, y posiblemente nos dará una estabilidad de mercados para el 2021. Habrá que estar atento del impactos que generaran los estores de servicios alimenticios (restaurantes y hoteles), ya que para estos no se visualiza una recuperación muy inmediata. Sin duda es un sector valioso, ya que es el principal consumidor en volumen, y emplea muchas de las calidades que no se usan en el autoservicio, por lo que su impacto no sumará.